Logo La Bastilla

Bienvenidos a La Bastilla

Celebraciones y bodas

Entrar

Haz click para entrar en la zona de bodas de La Bastilla

Zona MICE para Profesionales

Entrar

Haz click para entrar en la zona de empresas de La Bastilla

Menu blog

La boda más bonita jamás contada

Después de tantos meses siguiendo paso a paso cómo se organiza una boda de la mano de Patricia y Diego, ¡llegó el gran día! Han sido horas y horas de preparativos para conseguir una boda mágica, emotiva y muy especial. Nuestros novios de Diario de una Boda han vivido su día más importante en la preciosa finca de bodas La Alquería, en Zaragoza.

Todos los que estáis organizando vuestra boda sabéis bien que durante meses hay una mezcla de nervios, emoción y responsabilidad por que el día más importante salga lo mejor posible. En este caso, el resultado ha sido espectacular en una boda que seguro recordarán toda la vida. ¿Queréis descubrir los momentos más importantes de esta boda de ensueño?

Las horas previas a la boda

 

¿Cómo vivieron Diego y Patricia las últimas horas antes de darse el sí quiero? Como ya comentamos en el post de la cuenta atrás de la boda, la maquilladora llegó el viernes por la tarde a casa de Patricia con el propósito de dejarla espectacular. Un maquillaje natural que iba muy bien con su peinado, y con el que Patricia estaba guapísima. Después llegaron las fotógrafas para retratar esos momentos previos de preparación de la novia. ¡Qué nervios!

La ceremonia

 

A las 17.20h llegó el momento de subirse en el coche camino a la iglesia. “Yo iba en el coche bastante tranquila, pero fue llegar allí y bajarme del coche y ya estaba muy nerviosa. Estuve bastante rato para colocar el prendido; ¡me temblaban hasta las manos!”, nos cuenta Patricia. Diego fue el encargado de abrir la puerta del coche y el momento de verle por primera vez antes de la boda estuvo cargado de emoción: “Estaba muy guapo. La verdad es que no sabía muy bien cómo iba a ir y me gustó mucho el que fuera de chaqué y con pantalón de traje. Y el momento de verle fue muy emocionante”, añade la novia.

Diego también relata con mucha emoción este momento tan especial previo a la ceremonia. “Cuando llegó Patricia estaba espectacular. La verdad es que siempre te imaginas que estará guapísima, pero cuando la ves, lo está todavía más. La entrada a la iglesia fue muy emotiva”, señala Diego.

La ceremonia fue en la capilla de Santa Mª del Pilar, del colegio Marianistas de Zaragoza. Decorada con preciosas flores verdes y margaritas, el camino hacia el altar fue un momento muy emocionante. Tanto Diego como Patricia coinciden en el mejor momento (además del sí quiero) dentro de la iglesia, que fue cuando la hermana de Diego leyó una carta que hizo que a todos se les saltaran las lágrimas.

El momento del sí fue sin duda el más especial de la boda. Ya convertidos en marido y mujer, al salir de la iglesia, les estaban esperando sus familiares y amigos con una nube de pompas de jabón para darles la enhorabuena.

De ahí, los invitados partieron a La Alquería, y los novios aprovecharon para hacer algunas fotos rodeados de naturaleza. ¡La celebración estaba a punto de comenzar!

El vestido

 

Antes de entrar en detalles de la celebración, queremos centrarnos en el precioso vestido de novia que lució Patricia. Como ya adelantamos aquí, el modelo elegido le enamoró desde el primer momento. Era un vestido con espalda abierta, bastante cola, adornos de pedrería en el escote, la espalda y los hombros. Uno de los detalles más bonitos del vestido eran unas preciosas mangas abiertas, colocadas sobre los hombros. La falda, entallada que acababa en una impresionante cola. ¡Estaba impresionante!

Y el novio también lució igual de guapo en su gran día, apostando por el chaqué pero con un toque diferente con pantalón de traje en lugar del típico pantalón de rayas del chaqué clásico.

La celebración en La Alquería

 

“La verdad es que nunca antes había estado en una boda de La Bastilla, y el resultado me impresionó. Tienen detalles que no esperas en tu boda: la presentación de los platos, el trato del personal, el cuidado de los detalles del personal de protocolo… Todo fue perfecto”, afirma Diego. Un detalle de bienvenida que gustó mucho a los invitados fue el recibirles con fresas y un granizado de mojito que vino muy bien ya que el calor apretaba. “Menos mal que dimos pay-pais a los invitados para soportar las altas temperaturas”, dice Patricia.

El banquete en el salón Lago de La Alquería no defraudó. “Todo el mundo nos dijo que la comida estaba buenísima”, coinciden los novios. “El rollo de calabacín y el carré de ternasco estaban riquísimos”, añaden. Tampoco faltó un delicioso postre y una recena para reponer fuerzas. En total, 10 aperitivos, dos platos y postre, en el que no faltó el show cooking.

La fiesta y las sorpresas

 

La boda fue divertidísima, y todos los invitados disfrutaron mucho. El DJ se puso manos a la obra para que la música fuese variada, animada y para todos los gustos. “La verdad es que los invitados nos dijeron que hacía tiempo que no disfrutaban así de una boda, algo que nos alegra un montón”, dicen los novios. Los invitados estuvieron muy entretenidos subiendo sus fotos con la APP de La Bastilla. ¡El resultado es un álbum de fotos con los momentos más divertidos de la noche!

Tampoco faltaron las sorpresas de los amigos de la pareja para darles la enhorabuena. Hubo vídeos, música y retos para buscar los regalos por su boda. La familia también les preparó un vídeo muy bonito. Y siguiendo con las sorpresas, Patricia regaló a su madre y su suegra una réplica del mismo ramo que llevaron en su boda. El ramo de la novia fue para la hermana del novio.

La post-boda y consejos para otros novios

 

La boda no acabó ahí, sino que al día siguiente la fiesta siguió en un chalet familiar. “Estábamos los más cercanos, pero llegamos casi a las 100 personas”, comentan. Ambos coinciden en que todo pasó a una velocidad de vértigo y que fue muy especial para todos. “Ya sé que suena a tópico, pero la verdad es que todo pasa muy rápido”, dice Patricia. “Mi consejo para otras novias es que intenten vivir cada momento intensamente porque se pasará rapidísimo”, añade. Diego le diría a otros novios que, al salir de la iglesia, un familiar o amigo cercano se encargue de conducir a los invitados fuera de la capilla hacia el banquete, para cumplir los tiempos. “Entre todas las felicitaciones, llegamos con bastante retraso a La Alquería”, dice sonriendo.

Muchos se preguntan: y después de la boda, ¿qué? Pues un espectacular viaje de novios en el que disfrutar descubriendo otras culturas. Tailandia y Camboya les esperan. ¡Enhorabuena, pareja! ¡Toda la felicidad del mundo!

 

Volver

Experiencias La Bastilla

Conoce las experiencias de otras parejas que han vivido su experiencia con La Bastilla

experiencia-boda-torre-mirahuerta-isabel-alex

El sueño de esta pareja era...

Experiencia: "Desde el principio vuestra atención fue perfecta"

“Nos encantó como nos tratasteis...

Experiencia: "Un día inolvidable"

“Muchas gracias a todo el equipo de...

raquel-alex-boda-mirahuerta

Esta pareja se conoce desde la...

experiencia-boda-ene-maitia-navarra

Se conocen desde pequeños, porque...

boda-blanca-daniel-experiencia-bastilla

La historia de Daniel y Blanca...

Top